lunes, 17 de noviembre de 2008

SOME TREES, UN POEMA DE JOHN ASHBERY

CIERTOS ÁRBOLES

Éstos son asombrosos: cada uno
Junto al vecino, como si el habla
Fuese una escena más de la quietud.
Como arreglos casuales, organizados

Para reunirse tan lejos esta mañana
Del mundo, que de acuerdo
Con él, tú y yo
Somos de repente lo que los árboles tratan

De decirnos que somos:
Su simple estar ahí
Algo sugiere: pronto
Nos podremos tocar, amar, entender.

Y contentos por no haber inventado
Semejante gracia, nos dejamos rodear:
Un silencio ya pleno de rumores,
Un cuadro del que brota

Un coro de sonrisas, una mañana de inviernos
Bajo una luz desconcertante, y al moverse,
Nuestros días oponen tal reticencia
Que estos acentos parecen su propia defensa.

(Traducción de Abraham Gragera, en Nadadora, nº6, 2008)

1 comentario:

Sergio dijo...

"Y contentos por no haber inventado
Semejante gracia, nos dejamos rodear"

"y al moverse,
Nuestros días oponen tal reticencia
Que estos acentos parecen su propia defensa"


Grande Ashbery, Gragera y Nadadora...