sábado, 4 de abril de 2009

SOY FAN DE MORATÍN

He tenido quince días tan podrido un dedo, que yo creí que me dejaba y se iba a buscar solito el sepulcro, antes que yo le acompañase; pero obligado de mis instancias, se ha quedado conmigo, con la obligación de mudar una uña y ahora estamos ocupados en esa diligencia.

Leandro Fernández de Moratín, en una de sus últimas cartas, poco antes de morir, en 1828.

2 comentarios:

carmen moreno dijo...

A nosotros en la Facultad nos destrozaron a Moratín.

ana dijo...

A mí me entusiasman estas cosas, es como el mal de orina que va apareciendo en las entradas del tesoro de covarrubias y que le obliga a a aligerar la carga del diccionario para poder llegar a terminarlo.